El no ligar, se va a acabar

ligar-bar

Hay veces que calladito estás más guapo. Si eres de esas personas que alguna vez tuvo que escuchar esa dolorosa frase, en Guía de Separados ponemos nuestro hombro para que te lamentes y escuches nuestros consejos.

También habrá llegado a tus oídos la información de que el físico o un tema de conversación precocinado no lo es todo cuando buscamos divertirnos una noche. Existen múltiples señales no verbales que nos ayudarán a actuar a la vez que mantenemos la distancia. El lenguaje corporal, nuestros gestos a la hora de hablar, incluso el movimiento de los ojos nos delatará si no sabemos controlarlos.

Una duchita, colonia y ¡a triunfar!

Aunque no lo sea todo, una buena presencia servirá para que la otra persona no coja una contractura en el cuello por evitar nuestra compañía. Ya somos mayorcitos, pero aun así, para aquellos despistados en cuestiones básicas, os recordamos algunas como: espalda recta, las manos fuera de los bolsillos, saca pecho y mete barriga. Ya estamos listos.

Conecta el radar

Las señales están por el ambiente, otra cosa es que seamos capaces de percibirlas. La mirada tiene un papel muy importante en esta obra (esperemos que no dramática). El contacto visual, las miradas tímidas desde la otra esquina que terminan con un gesto brusco para disimularlas. Pero, ¿cómo saber si no se trata de alguien con la mirada perdida o que simplemente se ha olvidado de poner las lentillas? Algunos puntos clave son: tocarse el pelo para ponerlo en su sitio mientras los ojos se clavan en ti, notar como está completamente ausente de la conversación que mantiene con sus amigos y que su cuerpo poco a poco gira inconscientemente para estar perfectamente visible.

Llena los pulmones de seguridad

La noche es demasiado corta para pasarla con juegos mentales. En algún momento debes respirar hondo y acercarte como quién no quiere la cosa.Intenta controlar sobre todo tu frase de inauguración y, muy importante, el tono con el que sale esta. Un “gallo”, también conocido como “agudo incontrolable”, no ayudará en absoluto a empezar la conversación con buen pie. Cosas que tampoco harán que terminemos en el baño de la discoteca: estar continuamente rascándonos alguna parte del cuerpo, a nadie le gusta la idea de amanecer con un sarpullido; volver otra vez nuestra mano al pelo, peinándolo y repeinándolo; controlar nuestra saliva, la gente por lo general suele ducharse antes de entrar en esos sitios; y la última y más importante, aunque la necesidad fluya descontrolada por nuestras venas, será un secreto guardado bajo llave.

Nunca es tarde para aprender a leer

La otra persona, sin darse cuenta, nos está enviando una cantidad desorbitada de señales que debemos aprender a reconocer. Lo llamado en otros casos leer entre líneas, para entendernos. Las piernas marcan la dirección hacia la cual se quiere dirigir en los próximos 5 minutos, si se encuentran hacia la salida del local, entonces algo falla. El movimiento de pies o pierna en general, nos denotará tres cosas: le estamos causando un nerviosismo tontorrón y vamos por buen camino,  está deseando ir al baño o bien su deseo va más allá de donde alcance tu vista. Con una leve inclinación para escuchar lo que le estás diciendo, mostrará interés por tu grandiosa conversación, o simplemente para ver si actúas y usas la lengua para otras cosas. Por último, ten cuidado con las sonrisas. Ese gesto tan agradable y reconfortante no debe emocionarte antes de tiempo, contempla la posibilidad de que la música no le haga llegar tus mensajes y se trate únicamente de una persona muy educada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>