¿Jugamos a los médicos?

pareja-sexo-sensualidad-sensual-piernas-zapatos-getty_

Todo el mundo creemos tener controladas las zonas que más placer dan a nuestra pareja, o por lo menos, eso queremos creer. Conocerlas podría aumentar el placer en nuestras relaciones sexuales, dándole el papel de protagonista a uno de los personajes más importantes: los preliminares.

Para iluminarnos en camino, la revista Journal of Sexual Medicine ha sacado un estudio donde refleja que no todas las zonas erógenas del cuerpo de la mujer responden por igual según el tipo de contacto aplicado. Conocer cuáles son las más sensibles y a qué estímulos responden nos coronará como los reyes de la cama, o por lo menos, obtendremos el título de licenciado en medicina sexual.

El estudio está realizado por científicos canadienses, quienes seleccionaron un grupo de 30 mujeres, de entre 18 y 35 años, aplicando distintos tipos de tocamientos en diversas partes de su cuerpo: zonas del perineo (clítoris, labios menores, vagina y ano), el pezón y la areola (la piel más oscura que lo), los pechos, el cuello, el antebrazo y el abdomen. Después de acariciar, presionar o hacer vibrar las zonas durante un segundo y medio, realizaron un cuestionario para conocer cuáles habían sido sus sensaciones.

El clítoris y el pezón son las partes más sensibles a la presión y a la vibración, mientras que los pechos y el abdomen las que menos. Según los autores, este hecho resulta una clara explicación de que los roles del sexo se cumplen: la presión como la penetración y la vibración en los juguetes sexuales tienen más aceptación que las caricias.

Así mismo, un estudio publicado en la revista Cortex, el cuerpo humano está lleno de zonas sexualmente estimulantes, pasando desde los hombros hasta el interior de los muslos y la cadera. Pero, si lo queremos de una forma más clara para no fallar en el momento más importante, aquí tenemos un top ten  de las zonas erógenas femeninas, dependiendo del grado de sensualidad:

1º El clítoris

2º La vagina

3º Los labios

4º El cuello

5º Los pechos

6º Los pezones

7º La parte interna de los muslos

8º La nuca

9º Las orejas

10º El culo

Una vez sabido esto, no debemos caer en la monotonía de los genitales. Así lo afirma la sexóloga estadounidense Laurie Watson, autora del libro Wanting Sex Again, mencionando que muchas mujeres comienzan las relaciones sexuales sin tener un verdadero deseo, pero, si lo hacemos bien, podemos desatar su lado más salvaje. Esto se consigue alargando los preliminares y retrasando el momento del coito hasta que la mujer esté realmente excitada.

Seamos sutiles a la hora de elegir las zonas de ataque, dejemos que la excitación nos acompañe para lograr el orgasmo más placentero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>