Rompe tu rutina, protagoniza una película porno

porno casero

¿Lleváis tiempo intentando descubrir una solución a vuestra rutinaria vida sexual? ¿Os habéis leído miles de artículos que os prometían la solución sin ningún tipo de resultado? No os preocupéis por perder más el tiempo, habéis llegado al lugar adecuado. En Guía Separados nos gusta ir más allá, superar los límites para ofrecerte esos consejos de madre, mejor amiga o consejero sexual que en este momento te faltan. Haznos caso y todo saldrá bien.

Primer paso a tener en cuenta: tenemos un problema en la cama. Como en todo, lo primero que tenemos que hacer es reconocerlo, ser conscientes de ello y querer arreglarlo.

Segundo paso: hablarlo con nuestra pareja, ya sabemos todos lo que pasa con la falta de comunicación. Pero cuidado, porque el verbo ‘hablar’ en la actualidad tiene muchas modalidades, lo aclaramos. Con ‘hablar’ no aceptamos un mail, whatsapp, mensaje de Facebook o demás avances de la tecnología. Te sientas delante y disparas.

disparar

Tercer y último paso: las cosas no se solucionan solo hablando, así que tenéis dos opciones: usar vuestra imaginación o relajaros mientras leéis este artículo (sin duda recomendamos esta última).

Ahora es cuando disparamos nuestra bala y os soltamos que hagáis una película porno. Fuera sutilezas, coger una cámara casera (aseguraros de que tenga suficiente batería), posarla en un punto fijo donde se vea la cama o el lugar que hayáis escogido y dejaros seducir por la magia del cine. Es en este justo momento cuando nuestros lectores se fraccionan y así, a ojo, podríamos dividirlos en 3 áreas: los indignados que piensan que la locura se ha reencarnado en artículo, indignados con la misma opinión pero que imaginan de reojo cómo sería la experiencia, y los que más nos gustan, aquellos que antes de terminar la frase ya están yendo a por la cámara.

correr discreto

¿Cuáles son los argumentos para afrontar esta propuesta con una negativa? La vergüenza no es una razón, ya que la confianza entre ambos es vital y esto es una manera más de fortalecerla y ponerla a prueba.

Así mismo tenéis que tener cuidado con el material una vez grabado. Puntos básicos para que todo salga bien: NO hacer copias del vídeo. Guardarlo en lugar seguro, bajo llave, para que nadie más tenga acceso (a no ser que se os suba la fama a la cabeza y os queráis dar a conocer). NUNCA enviar a otra persona o nuestra pareja por medios de internet. ELIMINAR todo rastro si la relación termina o existe algún tipo de discusión fuerte propensa a airear nuestras intimidades. NUNCA se lo cuentes a tus padres, podrías herir sus sentimientos o descubrir que ellos también lo han hecho encima de tu vídeo de la Comunión.

corte de manga

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>