Salva tu vida sexual, cómprate un parchís

Erotic_shutterstock_97048721

La pasión es como la materia, ni se crea ni se destruye, solo se transforma. El paso de los años (hablando en términos de pareja) fomenta este cambio, haciendo que podamos caer en la rutina y conozcamos paso por paso como va a transcurrir el acto sexual. Suena aburrido y falto de chispa. Pero no echemos balones fuera tan pronto ya que parte o toda la culpa de que esto suceda depende únicamente de nosotros mismos.

El paso del tiempo seguramente no sea tu mejor aliado, pero aun así existen muchos errores que, una vez solucionados, evitarán que terminéis comiéndoos fichas de parchís en vez de otras cosas más interesantes. Si es cierto también que esta “crisis” suele darse más, o antes, entre las mujeres que entre los hombres, quienes hacen honor a su fama de lívido alta pase lo que pase.

Pero que no cunda el pánico, todo problema tiene su solución, y en Guía de Separados nos comprometemos con tu vida sexual para que a partir de ahora el mundo gire un poco más feliz. Atentos a esos errores que nunca admitirás que cometes:

 

1. El fantasma del pasado llamado “preliminares”

Con lo bonito que resultaba ir calentando el terreno con caricias, besos, roces y más besos, ¿por qué los abandonas? Con todo lo que hicieron por ti, resulta cruel pensar que ya los has olvidado con tus prisas por pasar a la acción.

Como explican muchos sexólogos en el diario italiano Il Messaggero (y los italianos para estas cosas nunca fallan) los preliminares resultan una de las partes más importantes en el acto sexual ya que ayudan a excitar ambas partes y, por tanto, mejorar la lubricación para una experiencia más placentera.

Pero ojo, tampoco os lo toméis al pie de la letra y os paséis toda la noche acariciando a vuestra pareja y dándole besitos por el cuello porque será peor el remedio que la enfermedad. El tiempo justo para notar que la cosa se pone a tono, alguna que otra frase insinuante, ¡y a jugar!

2. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Aunque no te consideres una persona especialmente egoísta, dejar a la otra persona sin terminar cuando tú ya estás encendiéndote el cigarro de después es, como mínimo, feo. O terminamos todos o … (ya sabemos todos como termina) debería considerarse como un punto fundamental en las relaciones sexuales.

3. Comer techo y ser comido igual a error

¿Cómo te sentirías si mientras le estás practicando sexo a tu pareja, esta se está dando cuenta por primera vez que las paredes de tu cuarto son de gotelé? La mirada perdida o fija en un punto puede, como mínimo, desmotivar y hacerte sentir como un consolador con cerebro. No te olvides que tienes 5 sentidos muy bonitos y muy prácticos en estos casos. Sácales polvo y aprovéchalos al máximo.

4. Sexo: el tema tabú

Tampoco hay por qué abusar y hablarlo mientras tu suegra viene a comer, pero no es un tema que deba evitarse. La confianza para hablar de sexo dentro de una pareja es fundamental, saber (aunque pienses que la conoces a la perfección) qué es lo que más le excita, lo que le haces y no le gusta o mismo las fantasías y perversiones que le gustaría realizar.

5. Un “¿qué tal he estado?” puede arruinarlo todo

Esa pregunta al final de cada acto, puede dar la sensación de que no sientes seguridad con lo que acabas de hacer. Psicólogos y sexólogos coinciden en que el pesimismo que esa pregunta connota, puede resultar incómodo (ya que algunas veces puedes verte forzado a mentir) y volverse contra nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>